Fernando Sorondo: Colonización tiene una guerra contra nuestra

Carta de la familia Sorondo:

INSTITUTO NACIONAL DE COLONIZACIÓN:
“CRÓNICA DE UNA INFAMIA”.
El 21 de noviembre de 2022 se dará lugar al desalojo de la Familia Sorondo, colonos de la Colonia Ofir, cercana a Nuevo Berlín.
CRONOLOGÍA DE LA INFAMIA Y SUS ACTORES.
Mi nombre es Rubens Garrido, de profesión Ing. Agr.
Desarrollé mi actividad en distintas áreas, como funcionario durante 38 años y me jubilé hace cinco años.
He visto cosas raras en dicho lapso, pero como la injusticia que van a cometer con el colono Horacio Sorondo, nunca.
Paso a relatar como sucedieron los hechos y los funcionarios involucrados.

  • En el año 2006 el Directorio del Instituto llevó adelante una refinanciación en la que se rebajaban parte de los intereses de la deuda de los colonos y se otorgaban 12 años para su pago.
    Esto fue un buen programa en el que se anotaron más de 500 colonos y pudieron solucionar el problema alrededor del 90 %.
  • El colono Horacio Sorondo había presentado una carta en la Regional solicitando ser incluido en dicho Programa.
    En una de los Expedientes figura un formulario en el cual está la fotocopia de la C.I. del colono y en el lugar de la firma, ésta no está.
    La Gerente Técnica en ese momento era la Ing. Ana Fernández, quien envió al colega Mario Degregorio y al Tec. Agrop. Américo Gil.
    Ambos fueron hasta la portera de entrada de la fracción y estando ésta cerrada se fueron.
    Cabe señalar que desde dicha portera hasta las viviendas hay un kilómetro y la cierran por problemas de seguridad.
    Tenían el teléfono del Sr. Sorondo pero por supuesto no lo llamaron, puesto que las intenciones eran otras.
    Con respecto a la colega Ana Fernández, se ha caracterizado por la persecución de algunos colonos que le “caían mal”, como ocurrió cuando estaba a cargo de la Regional Bella Unión con los hermanos Zuliani, Adhemar y Anadette.
    Por suerte me desempeñaba en la Inspección General y en una actuación en la Colonia puede destrabar esta situación.
    Cuando al colono Horacio Sorondo le fue adjudicada la fracción, ésta estaba totalmente invadida por el monte, a tal punto que tuvo que empezar talando el kilómetro que va desde la portera hasta la vivienda.
    El mismo trabajo de desmonte debió realizar en la parte mejor del predio para finalmente, luego de años consiguió una superficie útil de 75 has. Esta tarea que insumió miles de dólares nunca le fueron reconocidas al colono como mejoras.
    Otra de las inversiones fue la de la construcción de una vivienda, puesto que la existente era inhabitable, así como galpones.
    De las 173 has. del predio.
    El Sr. Sorondo con estas inversiones se atrasó en el pago de la renta, máxime que nuca le quisieron reconocer el costo de la vivienda y los galpones como forma de pago.
    Hubieron informes por parte del entonces Gerente Regional, Ingeniero Carlos Fernández y posteriormente de la Doctora en Veterinaria Andrea Gómez.
    Ambos coincidían en que se le tomara parte del valor de las mejoras para descontársela de la renta.
    A su vez expresaron que la Tipificación de la Fracción como Ganadera era un error mayúsculo, debido a las características de sus suelos.
    Tiempo después realicé dos inspecciones técnicas elevando el informe a Directorio con los mismos reclamos.
    En la última inspección concurrí con la Dra. Batovsky, a cargo de la Gerencia de Inspección General, elevándole posteriormente mi informe técnico.
    Batovsky lo leyó y me comunicó que lo debía cambiar, por lo que le respondí que ni ética ni moralmente iba a hacerlo, que ella podía disentir con el mismo al elevarlo a Directorio.
    Como no pudo decidió no incluir mi informe.
    Tiempo después solicité mi traslado al Área Técnica cuando me entero de que esta funcionaria había realizado inspecciones técnicas de campo en la Colonia Rosendo Mendoza, correspondientes a la Regional Tarariras.
    Cómo era su modus operandi?
    Llegaba a las fracciones, sacaba fotos de la vivienda y los galpones y luego llenaba el formulario con el colono, sacando los datos de producción.
    Atención: en los mismos estampaba “se recorrió la fracción y no se halló síntomas de erosión. Buen manejo del suelo”.
    La ética y la moral faltaron sin aviso.
    Resumiendo: esta es la clase de funcionarios que actuaron en el proceso.
    En un país desarrollado, esta clase de funcionarios debería habérsele instruido una Investigación Administrativa y posterior Sumario.
    Pruebas sobran.
    Regresando a la actualidad: el Sr. Sorondo presentó una propuesta de pago en la que se ponía al día en dos años, con pagos semestrales.
    El Directorio la aprobó y sin que mediara otra circunstancia, posteriormente inició acciones legales para su desalojo.
    El lanzamiento de esta familia está fijado para el 21 de noviembre próximo.
    PREGUNTO:
  • qué pasa con los integrantes del Directorio?
  • qué fines persiguen?
  • será cierto que la idea es tomar la fracción y construir un puerto?
    Cabe señalar que el predio tiene costa sobre el Río Uruguay y a 10 metros del barranco hay 25 metros de profundidad.
    Para concluir: en mis 38 años en el INC, nunca había visto un despojo de este tipo, y a lo largo de varios Directorios.
Abrir chat
Hola, nos escuchas?
Hola, nos escuchas?
Queremos conocer tú opinión, escribenos.